Luke Winslow-King

Nacido en Cadillac (Michigan) pero residente en Nueva Orleans, Luke Winslow-King es un guitarrista, cantante, compositor y letrista conocido por su espectacular maestría con la guitarra y su interés por el blues de antes de la Segunda Guerra Mundial y por los sonidos tradicionales de la música norteamericana. Su estilo es una ecléctica mezcla que combina delta blues, folk, jazz tradicional, y roots rock&roll. Sus composiciones originales amalgaman acordes contemporáneos con estilos de épocas pretéritas, para producir un sonido que es a la vez rústico y elegante, lleno de energía. Años de conciertos en los clubes de Nueva Orleans han dado forma a su sonido y le han convertido en voz autorizada y respetada como líder de los nuevos tradicionalistas (leyendas como Taj Mahal o Jack White ya han compartido escenario con él).

Así, disco a disco, gira a gira, Winslow-King se consolida como uno de los mejores valedores del sonido de raíces del panorama internacional y, ahora, regresa con su banda a España (con parada gallega en el Outono Códax Festival el sábado 12 de noviembre, en la Sala Capitol) para presentar su nuevo disco –quinto de su carrera– I´m Glad Trouble Don´t Last Always. Trabajo este que vuelve a llevar el marchamo de calidad del sello de Chicago Bloodshot Records y que ha visto la luz en todo el mundo el pasado 30 de septiembre, tras ser grabado en Italia durante el verano de 2015 y completado en los estudios Parlor Room de Nueva Orleans con Colin DuPuis, ingeniero de The Black Keys.

La banda que le acompaña en I’m Glad Trouble Don’t Last Always está formada por Roberto Luti (guitarra slide), Benji Bohannon (batería), Brennan Andes (bajo), y Mike Lynch (órgano). El disco, autobiográfico, es una guía de cómo sobrevivir a una ruptura sentimental, y contiene canciones tan sobresalientes como Watch Me Go, Change Your Mind, o No More Crying Today. El blues rebosante de soul de Luke predomina en su nuevo trabajo, mientras la banda explora y ahonda en un estilo más robusto y electrificado como el que despliegan en las actuaciones en directo. Como si fuesen las páginas de un diario, las canciones van relatando el final en caída libre de una relación sentimental, la suya propia.